Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alberto Vázquez Figueroa’

 

Africa Llora de Alberto Vázquez Figueroa

Africa Llora de Alberto Vázquez Figueroa

 

 

Un pequeño, tranquilo y perdido pueblo de Etiopía, una cercana contienda que no les atañe directamente y de la cual sólo tienen un remoto conocimiento, unos niños en el colegio en el que la señorita Margaret, hija de un misionero, da clase, unos cadáveres de soldados que bajan por el río, los recogen y los van a enterrar, otros soldados que llegan y que al ver los cadáveres de sus compañeros, no piden explicaciones, simplemente se ponen a disparar y matan a todo el poblado, excepto los niños que están en el colegio, pues la maestra les hace salir por la puerta posterior y se esconden, y es así como se salvan de la matanza catorce niños y las dos maestras, la señorita Margaret y la señorita Abiba.
Esto es el principio de Africa llora, una novela que está basada en hechos reales, aunque el autor advierte que los personajes y situaciones del relato, son ficticios. Es la historia de unos niños con su maestra al frente, que recorren media Africa en busca de un sitio donde vivir en paz, un sitio que se les niega, en unos sitios serán esclavos, en otros ya hay bastante hambruna como para querer a mas gente que la incremente y así vagan varios meses, pasan por Sudán y les asalta el temor de caer en manos del ejercito sudanés, ya que odian a los etíopes, atraviesan las marismas del Sudd llenas de extensa vegetación, con miles de cañas, que aunque sólo tienen unos tres centímetros de diámetro, son tan espesas que es prácticamente imposible pasar por allí, pero lo consiguen y llegan a la margen izquierda del Nilo Blanco; y así pasan por mil penurias, hasta que encuentran a unos cazadores furtivos, los cuales les ayudan, les llevan con ellos y les aconsejan que se dirijan a Senegal, el único sitio africano que aún respira paz, pero que está demasiado lejos para ese grupo tan cansado y enfermo. 
La novela en si trata de la historia de estos niños, con su maestra en su lucha por llegar a algún sitio donde poder vivir, pero a través de su lectura vamos conociendo otros aspectos de Africa, otros aspectos que Figueroa siempre trata de hacernos saber, de cómo este continente fue colonizado, de cómo fueron acabando con sus recursos y luego cuando en los años sesenta comenzó la independencia africana, los europeos salieron de allí dejando tras sí toda la miseria en la que los habían sumido durante largos años. 
Antaño, el africano sólo usaba su arco y sus flechas, que ellos mismos fabricaban, sin embargo ahora gastan casi todas sus riquezas en armamento, porque así se lo enseñaron los blancos, para matarse unos a otros, por unas ideologías que les inculcaron.
Nos dice que cuando Livingstone se internó por primera vez por el río Congo, seguramente no se encontró con ningún comunista ni fascista, sin embargo ahora se encontraban por cientos, y cada vez escaseaba más el hombre libre.
Al igual que cuando llegaron los primeros misioneros, para dar a conocer la palabra de Dios, antes ningún nativo se había preocupado antes de que si su dios era mejor o peor que el de su vecino, pero ahora hay odio entre un judío y un musulmán, entre un musulmán y un cristiano o entre un judío y un cristiano. Los europeos dejaron en aquellas gentes una idea que les hacía ver que lo único que importaba era ser siempre el más rico, el más sabio, el más poderoso o el más santo, ya que ellos habían llegado a estas tierras para eso: para ser los políticos más poderosos, los colonos más ricos y los misioneros más santos; les habían hecho ver otra clase de vida, pero no les enseñaron a desenvolverse en ella.
Cuando llegaron los colonizadores, se repartieron Africa como quisieron: “esto para ti, esto para ti y esto para mí” y trazaron líneas de separación, mezclando distintas etnias y culturas, mientras estuvieron allí todo iba “bien” pues tenían sus propias leyes, pero al marcharse concedieron la independencia a las colonias y se encontraron conviviendo gentes que siempre se odiaron por sus creencias y de esa forma empezaron las luchas sangrientas las masacres de unos y otros y es así como está Africa ahora.
Nos habla de los cientos de minas que hay por el territorio africano y dice que colocar una cuesta menos de $5, pero desactivarla cuesta más de $1000, por lo tanto será muy difícil que algún día se pueda caminar tranquilamente por este continente.
También nos habla de la lepra y que desde tiempos remotos se considera que el Sudd es la cuna de ella y que ya los egipcios de hace miles de años sabían que donde se había originado la enfermedad era entre los “dinkas” de las orillas del Alto Nilo. 
Muchas veces nos preguntamos si cosas así pueden pasar en la realidad, ya que parecen cosas de un simple relato para entretener al lector, pero os voy a poner literalmente lo que se puede leer en la contraportada de la novela y así vosotros mismos podréis juzgar: “Por desgracia, cuando este relato estaba concluido, los atroces hechos de Ruanda vinieron a corroborar que, demasiado a menudo, la realidad supera la fantasía más desbordante, y, hoy por hoy, Africa no sólo llora: también sufre, grita, se desangra y muy pronto morirá. Africa llora no es sólo un relato trepidante inspirado en un hecho real: es, sobre todo, un detallado estudio de las razones humanas, sociales y políticas por las que el más hermoso de los continentes agoniza”.
Creo que ya no quedará ningún lugar por colonizar, pero si lo hay, por favor, déjenlo seguir siendo “salvaje”.

Entrada: Carlos Quintero y Laura Torrent

Anuncios

Read Full Post »